Home » ANÁLISIS DE MATERIAL » Cierres KCNC carretera.

Si quieres quitarle de manera relativamente barata (unos 80 €) unos cuantos gramos a tu bici, cámbiale los cierres de las ruedas. Es lo más fácil, no necesita ni manual de instrucciones.

En el mercado hay un buen número de cierres rápidos ligeros donde elegir, como por ejemplo los KCNC, los que he probado durante un tiempo con un resultado agridulce.

Lo que se le ha de pedir a cualquier elemento de la bici, y más cuando su coste es elevado, es que sea ligero, fiable, duradero y que cumpla su función en todas las situaciones, en este caso, que cierren bien.

De peso no andan nada mal, 44g la pareja, muy por debajo de los 125g/par de los Dura-Ace, 81g nada más y nada menos, 122g de los Campagnolo o 76g de una pareja de Bontrager. En pocas partes de la bici rebajas tanto peso por tan poco dinero, apenas 80 euros más menos.

Para la construcción os dejo la página de la marca: http://www.kcnc.com.tw/Web/NewWeb/rdskewers.htm

Pero si he de decir, que algunas sencillas partes son muy, pero que muy ligeras, lo que me hace preguntarme por qué otras marcas no toman ejemplo, sobre todo cuando su función está asegurada, como por ejemplo la tuerca del cierre. En los KCNC es ligera sencilla y funcional (en principio). Sin embargo en otros cierres es un tocho de metal demasiado pesado, aunque funcional, claro.

El peso de la tuerca KCNC es de unos insultantes 2g, mientras que la Dura-Ace pesa más de 5 veces más, 11g. Además el tramo roscado de ambas piezas es el mismo, pues aunque la KCNC sea más estilizada y bajita, la rosca lo recorre de arriba abajo, mientras que en el Shimano, solo la mitad del cuerpo está roscado. ¿Lógico?

También hay que decir que la cama de la leva excéntrica es de aluminio, y no de plástico como en algunos cierres ligeros, lo que impedirá su desgaste prematuro y la aparición de ruidos desagradables (que desaparecen, todo hay que decirlo, con un poquito de aceite o grasa).

El eje es más fino que el de un Shimano o un Bontrager (en este caso inapreciable) y está construido en titanio, como el Bontrager, lo que nos ha de hacer pensar que es fiable, pero el titanio se estira, no como el aluminio, llegando a romperse. A todos se nos ha roto un tornillo de titanio (aunque también de aluminio) al apretarlo más de la cuenta porque no agarraba bien, ¿no?. Bueno, pues no me quiero ni pensar si esto puede suceder con el eje del cierre, aunque en este caso tiene más material para estirar. De todas formas aún no he escuchado (más bien leído) en ningún foro de ciclismo que un cierre de estos se haya roto, lo que les asegura fiabilidad. Y tener por seguro que se habría leído si esto hubiera sucedido.

Así pues, es ligero y fiable de momento. Lo de duradero el tiempo lo dirá.

¿Y cumple su función? Bueno, pues aquí viene la parte agria del resultado, y es que no lo cumple bien del todo, es decir, no cierran bien, o al menos no todo lo bien que cierran otros cierres más pesados.

Si los apretamos como un cierre normal, que luego se pueda abrir fácilmente, pues la rueda se llega mover del sitio. Esto se aprecia mejor en la trasera, pues no tiene los topes de seguridad de la horquilla (menos mal que los tiene). A mí, pero ya lo he visto más veces, me llegaba a tocar la rueda en el cuadro, sobretodo después de aplicar mucha fuerza en los pedales (esprintar, subir con desarrollo). Para evitar este desplazamiento tenía que apretar mucho el cierre, hasta tal punto que luego abrirlo era un suplicio pues su estilizada leva se clavaba en los dedos y había que hacer mucha fuerza, y no me considero una persona de manos frágiles. Además, aún apretándolos mucho puedes girar la leva un cuarto de vuelta una vez que esta está cerrada, y luego al abrirlo todavía escuchas el “clonck” de la rueda al asentarse sobre las punteras, señal de que se ha movido.

Por lo tanto, cerrar, lo que se dice cerrar de verdad, pues no cierran. Y el hacer que cierren obliga a apretarlos mucho, lo que da miedo por si se puede romper el eje en un golpe o bache de la carretera al estar sometido a tanta tensión. Vamos, que poco agradable, aunque repito, nunca he leído nada sobre algo similar.

El problema parece que puede estar en un dentado escaso de la tuerca de apriete en la zona de contacto con la puntera del cuadro. Fijándose bien, es menor y más suave, o menos rugoso, que las roscas de otros cierres que cierran bien, lo que puede provocar que esta se deslice sobre la puntera del cuadro (lisa) cuando la tensión es considerable. Esto también lo he comprobado en otros cierres con el mismo síntoma (y con eje de aluminio, con lo que no es problema de que el eje se estire, aunque podría agravar el problema). Además, al poner la tuerca de otro cierre que cierra bien parece que se reduce el problema, aunque el tiempo que estamos teniendo no me ha dejado comprobarlo al 100%. Si esto fuera así, con una arandela dentada entre la tuerca y la puntera se podría solucionar. O tirando de Dremell, haciendo más pronunciado el dentado, más rugoso. O simplemente, poniendo la tuerca de otro cierre. Tampoco va a ser mucho el incremento de peso y ganamos en seguridad.

Si hace unos párrafos he dicho que las tuercas de apriete de estos cierres eran funcionales y que tenían que servir de ejemplo a otras marcas, puede parecer extraño que ahora diga que el problema de estos cierres esté ahí. Sin embargo, creo que el problema no es de la tuerca, que sea ligera o que tenga poco rosca (cosa que no es cierta), sino que el dentado de esta no está bien hecho. Si esto se soluciona, o lo solucionan, es una buena tuerca. Por lo demás creo que hacer una tuerca estilizada es una buena forma de quitarle unos gramos a un cierre, siempre y cuando se asegure uno de que no se va a deslizar por la puntera debido a un mordiente flojo de su dentado.

Así pues, bonitos, ligeros, fiables… pero no 100% funcionales. Una pena.

Nota final, tras unas pruebas y un poco de bricomanía: en uno de los cierres, en el trasero que es donde más se produce el deslizamiento del cierre sobre la puntera del cuadro, he agrandado las muescas de la tuerca (obviamente, la del lado contrario a la leva) haciéndolas más pronunciadas y rugosas en busca de un mayor mordiente, y he comprobado, tras unos días de prueba en carreteras en mal estado, que ya no se desliza el cierre, lo que me permite cerrarlo con menor tensión facilitando la operación de abrirlo posteriormente. Así pues, la solución al problema parece fácil, aunque seguiré comprobando su funcionamiento ante situaciones de mucha tensión como arrancadas, desarrollos largos, series de fuerza, etc.

Aún así, me aportan más seguridad los Bontrager o los Shimano, pero por peso me quedo con los Bontrager.