Home » CICLISMO » El ciclismo en el triatlón. Estudio sobre la cadencia.

La fase de ciclismo en el triatlón, independientemente de la duración de este, es una fase importante a nivel de eficacia y economía debido a que se realiza antes de la decisiva fase de carrera, teniendo un consumo de oxígeno mayor en un 7-8% (Hausswirth et al, 1997, 1999.) que la carrera aislada. Por lo tanto un rendimiento eficaz y económico será indispensable sobre la bicicleta.

MEJORAR LA TÉCNICA DE PEDALEO.

El entrenamiento cruzado en triatlón puede ser el responsable de que los triatletas puedan ser menos económicos que los ciclistas debido a su técnica de pedaleo menos depurada.

En un estudio (Candotti et al, 2009) realizado a 8 triatletas y 9 ciclistas de nivel nacional y de similares características (años de práctica y características antropométricas) se estudió la economía de pedaleo la técnica de movimiento a diferentes cadencias para averiguar la existencia de un patrón ineficiente en el que los músculos agonista y antagonistas fueran activados al mismo tiempo (concontracción o contracción simultánea).

La economía de pedaleo se calculó mediante la ecuación:

EC= P/VO2

Donde EC es la economía (Kj/l), P es la potencia desarrollada durante el estado estable ventilatorio (W) y VO2 es el oxígeno consumido (l/min).

 

La técnica de movimiento se analizó mediante EMG del Recto femoral (RF), Bíceps femoral (BF) y Vasto Lateral (VL). Este análisis se realizó de manera sincronizada a una grabación en video para conocer el ángulo de pedaleo al que correspondía cada valor de la EMG. Estos datos permitirán obtener el % de contracción simultánea de los diferentes músculos.

El test consistía en un esfuerzo de 3’ a una cadencia determinada y a una intensidad de VO2 vt. Las cadencias estudiadas fueron 60, 75, 90 y 105 rpm.

El estudio de los resultados indica que los ciclistas obtienen un mejor rendimiento que los triatletas, pues aunque el consumo de O2 en el Umbral ventilatorio sea el mismo, la potencia desarrollada en este, así como el VO2 máx. es superior.

Por otra parte, los datos obtenidos respecto a la Economía de movimiento revelan que los ciclistas son más económicos en todas las cadencias.

Sin embargo, lo más significativo fue el análisis de la técnica de pedaleo, el análisis de la contracción simultánea de los diferentes músculos, que indican que se dan un menor porcentaje de cocontracción en los ciclistas que en los triatletas en todas las cadencias.

% de cocontracción entre RF y BF

% de cocontracción entre VL y BF

Aunque los ciclistas y los triatletas muestran similares patrones de movimiento, mediante análisis de la EMG, en el VL y RF, hay una diferencia en el BF. Así cuando los ciclistas tienden a activar este músculo entre los 90º y los 270º, los triatletas lo hacen entre los 0º y los 180º, lo que supone una activación simultánea con el RF y el VL, cosa que no se da en los ciclistas.

Las causas de esta cocontracción pueden ser el querer preservar una musculatura que va a ser utilizada en la siguiente fase de carrera, o la especificidad del entrenamiento del ciclista, que promueve un patrón de reclutamiento muscular más eficiente.

Sea como fuere, se entiende que es esta menor técnica la causante de un mayor gasto energético (menor EC, economía de movimiento), por lo que un trabajo específico de técnica de pedaleo sería interesante en el entrenamiento de triatlón, ya que si se gasta menos energía en la fase ciclista se podrá correr más rápido en la posterior fase de carrera.

ESPECIFICIDAD DEL ENTRENAMIENTO.

Uno de los aspectos relacionados con la técnica de pedaleo es la especificidad del entrenamiento.

En el triatlón se produce el hecho de tener que entrenar tres disciplinas a la vez, con lo que aunque las cargas de trabajo sean similares (en volumen e intensidad) a las del ciclismo, el tiempo dedicado al segmento ciclista es menor y puede afectar a la economía de pedaleo.

Esta falta de especificidad del entrenamiento queda reflejada en diferentes estudios (Brisswalter et al, 2000; Hausswirth et al, 2006) sobre la cadencia, en los que sujetos entrenados en ciclismo con un trabajo semanal de 180 +/- 80 Km. de bici realizaban un trabajo a libre cadencia durante 2 hs a una intensidad entorno al 65% del VO2 máx.

Los resultados de estos estudios indican una reducción de la cadencia significativa (en torno a las 20 rpm) al final del ejercicio.

A parte del hecho de que la cadencia final fuera muy parecida a la cadencia más económica (+/- 69 rpm), lo curioso es ese descenso de la cadencia, aspecto que no sucede en ciclistas profesionales, que pueden mantener su cadencia elegida de manera estable durante 90’-120’ (Lucía et al, 2001).

Puede entenderse la reducción de la cadencia durante las 2h de pedaleo, como una preparación para la fase de carrera posterior. Sin embargo, esto se produce tanto en triatletas como en ciclistas con la misma carga de kilómetros semanales.

REDUCCIÓN DE LA CADENCIA EN LA FASE CICLISTA.

El hecho de que se pueda entender la reducción final de la cadencia como una estrategia económica para la fase de carrera en el triatlón, queda demostrada en diferentes estudios

Vercruyssen, F. et al 2005, demostró mediante un estudio a 8 triatletas entrenados, que un descenso en la cadencia (-20% de la FCC) durante los 10’ últimos de un test de 30’ a una intensidad del 90% del LT (Umbral de lactato) y a una cadencia libre (FCC) durante los 20 primeros minutos, hubo un aumento significativo del tiempo de carrera hasta el agotamiento (inmediatamente posterior al test en cicloergómetro) a una intensidad del 85% de la velocidad máxima de cada individuo, de en torno un 28% sobre el mismo test realizado durante los 30’ a FCC, o 20’ (FCC) + 10’ (+20% de FCC).

Además de un mayor tiempo de carrera hasta el agotamiento, la reducción de la cadencia al final del ejercicio de ciclismo obtuvo un menor consumo de oxígeno, una menor Fc. y un menor índice de lactademia en sangre que las otras dos situaciones (FCC y FCC+20% de FCC).

Vercruyssen (Vercruyssen et al, 2001) también observó un descenso de la cadencia en triatletas, en un ejercicio en cicloergómetro de 1h al 75% de la Fc. Máxima, cercano a la cadencia energética óptima de cada individuo. Estos resultados sugieren la hipótesis de una adaptación del patrón de movimiento en función del tiempo de ejercicio para minimizar el costo energético. Aspecto que se complementa con el primer estudio, que indica que debido a una técnica poco depurada de pedaleo, los triatletas son menos económicos, lo que les obliga a reducir sus cadencias hacia aquellas que conllevan un menor gasto energético a medida que el tiempo de la prueba avanza.

Por último, Vercruyssen (Vercruyssen et al, 2002), demostró de nuevo que una cadencia próxima a la cadencia energética óptima, en un test de 30’ a una intensidad del Umbral ventilatorio (VT) + 5% en cicloergómetro seguido de una carrera de 15’ a una intensidad similar (VT run + 5%), obtenía un menor consumo e incremento de oxígeno en la fase ciclista y en la fase de carrera posterior. Y, aunque los datos de la carrera aislada frente a la carrera precedida de la fase ciclista son mejores, muestran un menor consumo de O2, la cadencia más económica arrojó datos más cercanos en la fase ciclista que el resto de las cadencias del estudio (FCC y la cadencia mecánica óptima, MOC)    + 4 ml/Kg/min de la EOC y + 9 ml/kg/min para la FCC y la MOC respecto a los valores de la carrera aislada.

CONCLUSION:

Así pues, estos datos indican que un descenso de la cadencia en la fase ciclista de una prueba de triatlón, pueden producir un mejor rendimiento en la última parte de la competición.

Las causas pueden ser debidas a un gesto poco depurado del pedaleo, que consume más de lo que debería, por lo que un trabajo de técnica puede ser recomendable en el triatlón.

No obstante, continúan saliendo nuevos estudios que ponen en duda estos resultados, así como estudios que los confirman, por lo que si ser estos datos concluyentes, sí que son orientativos.