Home » CICLISMO » QUÉ ES Y EN QUÉ CONSISTE UN ESTUDIO BIOMECÁNICO o A.P.C.

Un estudio biomecánico es el análisis de un gesto técnico, en este caso la pedalada o la posición del sujeto sobre la bicicleta al pedalear. Su objetivo es corregir, perfeccionar y optimizar el rendimiento por una parte, y por otra evitar posibles lesiones músculo esqueléticos o evitar que se agraven.

Este análisis requerirá un conocimiento de los procesos neurales y musculares que producen el movimiento pero también de todos aquellos factores que lo condicionan, como factores antropométricos, de condición física (fuerza, flexibilidad, resistencia) o factores externos como el entorno de ejecución del movimiento o el equipamiento utilizado.

Por otra parte, el análisis del gesto técnico supone conocer las fases en las que se divide el movimiento y sus características cualitativas y cuantitativas, es decir, el objetivo de cada fase y cómo ha de realizarse.

En el caso del ciclismo hemos dicho que es la pedalada y la posición que se lleva en la bici lo que es estudiado habitualmente pero pueden ser otros gestos más objeto de análisis como la toma de curvas en descenso, la superación de obstáculos en el ciclismo de montaña o la colocación del cuerpo cuando se pedalea de pié. Todo se puede mejorar y por ello es necesario estudiarlo si se quiere mejorar el rendimiento. Solo hay que recordar cómo pedaleaban de pié los hermanos Schleck, muy mal, perdiendo mucha energía. Y ya no digamos cómo bajan, peor, perdiendo energía, salud y al pelotón muchas veces.

 

ANÁLISIS DE LA POSICIÓN DEL CISLISTA (A.P.C.):

 Centrándonos en el típico estudio biomecánico que se ha puesto de moda actualmente, orientado hacia la mejora de la posición y del gesto del pedaleo ya sea para mejorar el rendimiento o evitar/solucionar lesiones, voy a tratar de comentar aquellos aspectos que considero relevantes a la hora de llevarlo a cabo, así como la importancia de su mejora fuera de la bici.

  • Entrevista Personal:

Todo estudio ha de comenzar conociendo al cliente. Hábitos de vida, lesiones, práctica ciclista, molestias, objetivos, trabajo, etc. suponen una información muy valiosa a la hora de poder solucionar los problemas que se nos planteen en la sesión.

No es lo mismo la posición que ha de llevar una persona que busca optimizar su rendimiento sobre la bicicleta en carreras cortas y explosivas, como la que ha de llevar aquel que busque hacer kilómetros a ritmo tranquilo y cómodamente. Como no es lo mismo trabajar con alguien centrado en la mejora del rendimiento al 100% como con alguien cuyo único interés es recreativo y que se pasa el 90% del tiempo centrado en su familia y trabajo. Las medidas a adoptar dentro y fuera de la bicicleta serán diferentes y eso hay que tenerlo muy en cuenta. Por ello, conocer a la persona es muy importante.

  • Análisis de la Bicicleta:

Observar la bicicleta así como las zapatillas y las calas nos puede aportar una buena información acerca de ciertos problemas o situaciones que nos vamos a encontrar durante el análisis. Manetas, cintas de manillar o calas más gastadas de lo habitual o de manera inadecuada, roces en diferentes partes y elementos, deformaciones, etc. nos indicarán como se sitúa el cliente sobre la bici. La relación de estos aspectos con las lesiones o molestias suele ser muy directa, por lo que tenerlos en cuenta es importante.

También es importante tomar nota de las medidas actuales de la bicicleta, más que por compararlas con tablas establecidas y demás, para poder tenerlas como referencia a la hora de realizar cambios en la posción. 

  • Análisis Antropométrico:

Consiste en medir y estudiar los diferentes segmentos corporales en busca de situaciones que se alejen de la normalidad y que puedan alterar el movimiento natural de pedaleo o la correcta posición sobre la bicicleta. Estas alteraciones suelen ser causantes de muchas molestias y dolores durante la práctica. 

Dismetrías, rotaciones inadecuadas, alineación de diferentes segmentos, etc. pueden ser algunos de los problemas que causen las molestias.

Sin embargo, y lo más importante, no todos ellos se pueden solucionar sobre la bicicleta, sino que han de exigir un trabajo específico fuera de ella para permitir que el cuerpo modifique su posición habitual o para que se adapte sin problemas a la que tiene. 

Hay que decir que el cuerpo es una cadena muscular continua. Una alteración en una parte puede suponer una molestia en otra. Buscar el origen es importante, pues podemos estar actuando sobre la molestia pero no sobre su causa (un esguince mal curado en un tobillo que causa molestias en la rodilla primero y luego en la espalda, por ejemplo).

Pero también hay que decir que el cuerpo admite tolerancias. Es decir, nadie es completamente simétrico, todos estamos predispuestos a tener molestias musculares y articulares, más si realzamos una actividad tan cerrada desde el punto de vista motriz como el ciclismo, donde estamos sujetos en todas las extremidades. Sin embargo no todo el mundo presenta molestias, por lo que su manifestación vendrá determinada por otros factores, como por ejemplo fuerza muscular, flexibilidad, coordinación, técnica, etc. factores que en su gran mayoría también dependen de los hábitos de vida (importancia de nuevo de la entrevista personal) y que hay que estudiar y modificar si es necesario, lo que conlleva un trabajo específico fuera de la bicicleta. Aspecto que demuestra que un estudio biomecánico no es solo ver como pedaleas y colocarte en una posición modelo. 

En esta parte del estudio también se analizará la capacidad del movimiento del sujeto en las diferentes articulaciones, aspecto que determinará en cierta manera el grado de flexión y extensión de estas durante el pedaleo.

  • Cómo y dónde nos apoyamos:

Pocos deportes hay como el ciclismo en lo que respecta a la escasa libertad de movimientos. En casi todos podemos colocar los diferentes segmentos corporales a nuestro antojo según nos encontremos más o menos cómodos. Sin embargo, sobre la bicicleta nos encontramos con las posibilidades de movimiento muy limitadas debido a las características de sus apoyos, el manillar, el sillín y los pedales. Todos con la movilidad muy reducida. 

Así pues es importante conocer cómo se sitúa el cuerpo sobre dichos apoyos y analizar cómo dichos apoyos pueden ser la causa de las molestias que se presenten.

Estudiar el tipo de pisada, la rotación de la cadera y de la tibia, la alineación de las rodillas, etc. permitirá conocer cómo se han de ajustar las calas, los pedales y las zapatillas. Primero de los tres apoyos. 

Estudiar la flexibilidad de la cadera, la distancia entre isquiones, dónde nos colocamos sobre el sillín, etc permitirá conocer qué tipo de sillín es más adecuado, cómo ha de colocarse o desde dónde ha de medirse la distancia sillín-manillar. Segundo de los tres apoyos. (sobre esto ya se ha escrito en este blog)

Por último, el ancho de hombros, la flexibilidad (rango de movimiento, mejor) de la cadera, la posición de las manos sobre los escaladores, etc. permitirá conocer la altura y longitud a la que se ha de colocar el manillar, su anchura o la alineación de los escaladores respecto al manillar, por ejemplo. Tercero de los apoyos. 

Por lo tanto, un análisis de los apoyos tanto fuera de la bicicleta como sobre ella es imprescindible para saber como ha de colocarse el cuerpo, cuáles pueden ser las causas de las diferentes molestias que se presenten y en qué dirección han de hacerse las modificaciones.

  • Estudio de la posición sobre la bicicleta:

Es el paso final antes de tomar las medidas necesarias para la recolocación del ciclista. Se supone que con toda la información recabada en los pasos anteriores ya podemos hacernos una idea de qué se puede mejorar, a qué aspectos ha de atenderse durante el pedaleo o cuáles pueden ser las causas de las diferentes molestias. Y es en esta fase en donde comprobamos lo anterior, además de ver cómo se sitúa el ciclista sobre su máquina.

Medir diferentes ángulos durante las fases de la pedalada, observar como se disponen los diferentes segmentos corporales o como rotan durante el pedaleo nos permitirá saber qué puede ser mejorado en función de las necesidades del cliente, pero también cómo se manifiestan las alteraciones observadas anteriormente o cómo estas han de tenerse en cuenta. 

Aún siendo importante este paso, no es el más importante y mucho menos tiene sentido sin una observación previa de los parámetros anteriormente citados.

Un dolor de rodilla puede ser causado por diferentes motivos, pero si se observa una excesiva rotación interna de la cadera, además de una posición en varo de las piernas podemos pensar que una mala colocación del pies sobre el pedal pueda ser la causante de las molestias. Y solo con el sujeto sobre la bicicleta, pedaleando con intensidad, podremos estudiar el movimiento de la rodilla en todos sus ejes y planos, pero ya tendremos una idea sobre qué es lo que hay que tener en cuenta. 

  • Ajuste y modificación de la posición:

Con toda la información que ya tenemos es hora de realizar modificaciones a la posición actual. El objetivo, la mejora del rendimiento. Los caminos varios, solución de molestias y dolores durante el pedaleo o búsqueda de una posición más adecuada que permita realizar un movimiento más eficiente. Y es que un pedaleo sin molestias o una posición cómoda es aquella que permite un mejor rendimiento en la mayoría de las situaciones. El dolor disminuye el rendimiento. 

El punto de partida (y de regreso si no se encuentra la solución adecuada al problema) es la posición actual del sujeto. Por ello es importante medir bien las diferentes cotas al comienzo del estudio y tomar nota de ellas, así como de los cambios realizados.

OTROS ASPECTOS A TENER EN CUENTA:

  • Tiempo de mejora: 

Respecto a las modificaciones realizadas y el tiempo en notar cambios, obviamente, cada caso y sujeto es diferente, por lo que no se puede decir que una variación en la bicicleta suponga una mejora inmediata.

De forma genérica se puede decir que los grandes problemas conllevan más tiempo para su mejora tras los cambios. Estas situaciones normalmente suelen llevar asociadas lesiones que conllevan un tiempo de recuperación y que pueden afectar al proceso de recolocación del ciclista debido a que el dolor puede persistir a pesar de que la causa esté solucionada (la zona está sensible o aún persiste la lesión) lo que puede enmascarar el resultado de las modificaciones realizadas. 

Por otro lado, las grandes modificaciones suponen que se han de realizar poco, no se pueden llevar a cabo grandes cambios de repente, lo que conlleva tiempo. Además, hay que permitir al cuerpo que modifique su esquema de movimiento, lo que sucede lentamente. Puede darse el caso que tras realizar las modificaciones pertinentes y con el ciclista situado de manera correcta, este se encuentre incómodo, sin dolores ni molestias, pero con malas sensaciones sobre la bicicleta. Esto sucede porque el cuerpo entiende que la anterior posición era la correcta y que esta nueva es incorrecta y tiende hacia la anterior. En esta fase hay que tener cuidado porque pueden aparecer problemas, por ellos la importancia de hacer los cambios de manera progresiva.

Por otra parte, es posible que la causa de los problemas sobre la bicicleta requiera de un trabajo fuera de ella. En estos casos el tiempo para notar los cambios aumenta y además las mejoras alcanzadas pueden perderse si el tratamiento de la causa cesa. 

Por el contrario, en problemas de pequeña envergadura, dolores por fatiga, posiciones incómodas o similares, las mejoras se notan al poco de realizar los cambios.

  • Las posiciones cambian: 

Póngase a dar golpes sobre una estaca con una maza usando una sola mano. Comprobará que los primeros golpes son certeros y que el movimiento del brazo es natural. Al cabo de un tiempo, dependiendo de su condición física, el brazo se cansará y el movimiento tendrá que modificarse para realizar el golpe lo más certero y fuerte posible. Al final, el movimiento nada tendrá que ver con el del principio debido a la fatiga y a la falta de fuerza.

Si trasladamos este ejemplo a la bicicleta, ¿piensa que tras 4 horas dando pedales el movimiento se realiza de la misma manera que al principio?, obviamente NO, y esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de realizar las modificaciones, pues han de permitir que el patrón de movimiento varíe sin problemas, así como a la hora de estudiar el pedaleo. 

No obstante, el trabajo de técnica con fatiga puede mejorarse y entrenarse, lo que implica un correcto asesoramiento sobre el entrenamiento.

Por otro lado, no todos los días el cuerpo se encuentra en las mismas condiciones. Puede que las cargas del día a día modifiquen la estructura músculo-tendinosa del cuerpo, lo que afectará a la posición sobre la bicicleta. Aquí, un trabajo fuera de la bicicleta es imprescindible, así como una posición que tolere estas alteraciones.

 

  • Cuál es la posición cero:

Si se parte de una bicicleta en la que ya se lleva tiempo montando, la posición cero es la que se lleva en ese momento sobre la bicicleta. Más que nada para poder volver a ella si es necesario. 

No obstante, la verdadera posición cero es aquella que alinea la articulación de la rodilla de manera adecuada según los estándares. Rótula en la vertical sobre el eje del pedal. Sobre esa posición ya se irá construyendo la nueva. Esto es más importante aún cuando se adquiere una bicicleta nueva sobre la cuál deberemos adoptar una posición correcta. Es cierto que se pueden trasladar las medidas de la antigua bici sobre la nueva, pero al final va a ser la posición que adopte el cuerpo sobre la nueva montura la que indique que las cotas son las adecuadas.

3 thoughts on “QUÉ ES Y EN QUÉ CONSISTE UN ESTUDIO BIOMECÁNICO o A.P.C.

  1. katri dice:

    que pena que no teneis un facebook :( para seguir los articulos y tener notificado si salen nuevos

  2. Juan Ocampo dice:

    Gracias por los comentarios. Ciertamente sí, está basado más en el ciclismo de ruta, más que nada porque es más fácil aplicar en él ciertos principios y mejoras, no obstante todo lo aplicable a la carretera es aplicable al ciclismo de montaña. Además, la mayoría de los ciclistas de montaña entrenan más horas en carretera que sobre la btt/mtb…
    Pero es cierto lo que indicas y tengo en cuenta el comentario.

  3. Jesús Agustín Luna dice:

    Recién acabo de conocer el sitio y los materiales publicados en el; está muy bueno todo lo vertido en el; pero como mi especialidad es la bicicleta de montaña; pues me gustaría ver algunos artículos mas relacionados a esta; por lo observado hasta el momento; la mayor parte está basado en la bicicleta de ruta.
    Muchas gracias por sus aportes al ciclismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>